EL EFECTO “AVE FÉNIX”

“Para conectar con el llamado de tu alma tienes que quebrar y abrir el falso yo y, luego, tener el coraje de ver qué hay debajo”

¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué la mayor parte del tiempo las personas tenemos que tocar fondo antes de despertar y empezar a trabajar en nosotras mismas? Es como si cuando las cosas fueran mal, de repente, apareciera una fuerza sobrenatural dentro de nosotros que hace que nos levantemos de donde estamos y echemos para adelante. Esto es lo que yo llamo el efecto del ave fénix.

El fénix es un ave mitológica que muere y se regenera cíclicamente. Lo interesante de su naturaleza es que su cuerpo está hecho de fuego. Cada cierto tiempo, el fénix muere calcinado en la combustión de sus propias llamas para renacer de sus cenizas a una nueva vida. ¿Te suena familiar?

Confieso que conozco muy de cerca este efecto. No estaría escribiendo estas líneas si no hubiese pasado por mis propias combustiones y renacimientos. Es más, hubo un tiempo en mi vida en el que pensé que esa era la única forma de crecer. “Tocar fondo es indispensable”, me decía a mí misma mientras me entregaba al sufrimiento inevitable de mis procesos. Sin embargo, con el tiempo empecé a darme cuenta que el efecto ave fénix no es la forma más sana de vivir. No siempre tenemos que esperar arder en las llamas de nuestra propia autodestrucción para reconocer nuestro poder interno. En definitiva, el sufrimiento NO es necesario para nuestra evolución.

LA ZONA CÓMODA

Que quede claro que el efecto “ave fénix” no es malo; es una fuerza sobrenatural que nos posee cuando más lo necesitamos. Nos permite reconocernos como seres infinitamente poderosos, conectadas con el Universo y capaces de cosas inimaginables. Lo que sucede es que no tendríamos por qué necesitarla tan seguido. Cuando ELEGIMOS reconocer nuestra naturaleza divina todos los días en lugar de esperar a tocar fondo para que se nos recuerde, nuestra vida fluye hacia la evolución orgánicamente.

Para lograr esto, es indispensable salir (seguido) de nuestra zona cómoda, física y emocional, preguntándonos todo el tiempo: ¿Cómo puedo crecer más? ¿Hacia dónde me puedo expandir? ¿Qué oscuridad en mi puedo iluminar en este momento? ¿Qué riesgo no estoy tomando? Podemos elegir ser directoras de nuestro proceso y tener objetivos de crecimiento personal que nos mantengan enfocadas, muriendo (soltando) y renaciendo (aprehendiendo) constantemente, sin necesidad de que la vida nos fuerce a tener experiencias límite para despertar.

ADICCIÓN AL FÉNIX

Si, como yo, tienes el arquetipo de Plutón muy fuerte en tu carta, entonces es muy probable que el efecto “ave fénix” sea un placer culposo para ti. No te juzgo, su efecto es embriagador. Hubo momentos en mi vida en los que he cometido locuras que pudieron evitarse tan solo para sentir ese aluvión de superpoder que te posee cuando el efecto “fénix” hace su aparición. En mi terapia personal hasta le había puesto un nombre a estos episodios: llamaba mis momentos “crash”.

Después de casi una década viviendo así me di cuenta de que, en lugar de ayudarme, esta adicción a hacer crash para obtener el subidón de poder instantáneo estaba retrasando mi evolución. Era como vivir en un estado de emergencia constante, los momentos de paz eran muy pocos. El Universo siempre tenía que estar salvándome de mi misma. Aprendía mucho, sí, pero en el fondo sabía que tenía que haber una mejor manera de vivir el proceso.

Sabía que seguir así significaba perder energía valiosa en lugar de tener un crecimiento sostenido (sin mencionar lo inmadura que me sentía haciendo locuras cada cierto tiempo). Sin mencionar que estaba tan sumergida en mis propios dramas que no tenía tiempo ni energía para contribuir con mi entorno. Cuando tu proceso de crecimiento personal te vuelve egoísta o irresponsable es porque no estás creciendo. Lamentablemente, las herramientas espirituales también pueden ser usadas por el ego.

En el momento en el que elegí cambiar mi perspectiva (después de una tocada de fondo garrafal), empecé a darme cuenta de que mi poder interno está aquí conmigo 24/7, que no tengo que maltratarme, pasar por intensidades e irme a un hoyo para “salvarme” y sentirlo.

A partir de ahí las cosas empezaron a fluir mucho mejor. Con más espacio y paz en mi vida pude empezar a atender activamente a personas en su terapia personal, usé la astrología, no solo para mí, sino también para ayudar a más personas, empecé a e escribir, grabar, elegir mejor en mis relaciones personales. En resumen, encontré mi propósito y empecé a vivirlo intencionalmente.

Claro, como cualquier persona, he tenido que pasar por momentos dolorosos pero estos se han dado de forma totalmente orgánica (no como efecto de mi autosaboteo) y he sabido dejarme consumir en las llamas del proceso con coraje y entereza. En resumen: ya no busco llenar mi vida de experiencias intensas para sentirme poderosa y valiente. Con renacer todos los días a mi propio propósito vital basta y cuando toca una “samaqueada” universal, pues también estoy lista para dejarme consumir por las llamas.

“Me siento tan identificada con el efecto ave fénix que hasta me lo tatué”

¿NECESITAS EL EFECTO AVE FÉNIX?

Si, más bien, eres de las personas que resiste el cambio y las emociones intensas te dan alergia, entonces el efecto ave fénix es un must para ti. En serio, tengo clientes que se pueden pasar AÑOS ardiendo en su propio fuego como si nada pasara, sin dejarse morir y renacer, en negación y evasión constante de lo que ya no funciona en sus vidas (Chica de tierra, te estoy hablando a ti).

Dejarte tocar fondo cuando sea necesario, sentirte vulnerable, tomar responsabilidad y permitir la transformación es un ESENCIAL de crecimiento personal. El Universo no va a hacer nada en contra de nuestra voluntad. Donde no hay una mínima invitación a su poder, no entran los milagros.

ORACIÓN DE PODER Y RENACIMIENTO

Esta es una oración que puedes hacer todos los días para evocar tu poder regenerador de ave fénix de forma sostenida y sana. Te garantizo un cambio poderoso en tu presencia y vibración después de hacerla a consciencia. Es mi oración de cada mañana (sí, yo no te doy ninguna medicina que antes no me haya tomado).

Siéntete libre de cambiar palabras que resuenen más contigo. Lo importante es mantener la intención de entregarte totalmente a tu poder interno:

“Estoy aquí para ser amor, para ser luz, para ser canal de abundancia, de confianza, de expansión, de libertad y de paz.

Estoy aquí para ser libre de cualquier rencor o apego del pasado y de cualquier expectativa y miedo del futuro.

En este momento reconozco mi propósito divino.
Soy una hija y un canal de algo mucho más poderoso que yo. Una fuerza amorosa y poderosa que habita en mi y en cada situación, en cada relación y en cada ser en el universo.

En este momento invito a esa fuerza divina a tomar mi vida profunda y completamente.

Cada fibra de mi ser, cada pensamiento consciente o inconsciente, cada célula de mi cuerpo, cada relación en mi vida, cada proyecto, cada miedo, cada sueño, está siendo iluminado y bendecido por esta fuerza.

Que mis acciones el día de hoy reflejen mi amorosa verdad en lugar de mis miedos.

Que mi esencia femenina irradie poderosamente a través de mi yo exterior.

Que mis palabras, acciones, pensamientos y presencia el día de hoy contribuya a traer luz, paz y milagros al mundo.

Estoy comprometida con mi película de luz. Gracias Universo por ayudarme a generar milagros en cada área de mi vida”

Espero que este artículo te sea de servicio. De ser así, no dejes de compartir tu experiencia en un comentario. Recuerda que tu contribución le suma a todas las que tenemos el honor de leer tu verdad. El ave fénix en mi reconoce y honra al ave fénix en ti.

*Si quieres saber más sobre cómo la astrología puede ayudarte a transformar tu vida o te interesa iniciar un proceso de coaching transformacional, no dudes en escribirme para una sesión personalizada (por Skype a cualquier parte del mundo) a esenciabymariana@gmail.com ¿Más información? Haz click aquí