«Era una región de caos y rayos de luna. A ella le gustaba estar ahí» – Anaís Nin

¿Cuándo fue la última vez que te pusiste a reflexionar respecto a cómo estás viviendo tu vida? No estoy hablando de tus objetivos o ambiciones, estoy hablando de la manera en la estás viviendo tu vida, momento a momento. Hay espacios en nuestro proceso en donde toca cuestionarse el qué, la fase de tres semanas que iniciamos este 7 de julio nos invita a cuestionarnos el cómo. 

Cuando Mercurio,planeta que rige nuestra mente racional y comunicaciones, retrograda sabemos que es tiempo de bajar un poco la velocidad y empezar la danza del  «re»: reflexionar, repensar, repasar, re-sentir…Esta fase no será distinta en este aspecto, especialmente en cuanto al último punto: sentir. 

El planeta más rápido de todos empieza su momento de pausa el 7 de julio en el grado 4 del signo leo. En ese signo, Mercurio nos tenía enfocados en comunicar desde el corazón, liderar, y expresarnos de forma creativa. Sin embargo, en el signo del sol, Mercurio también nos puede volver egocentric@s, narcisistas, y desconsiderados con los sentimientos ajenos. Te explico: Leo es un signo que se enfoca en brillar, irradiar, y generar calor. Si hacemos esto desde el alma o desde el ego, esa es otra historia.

¿IRA YO? QUIZÁS…

Al día siguiente de empezar su fase retro Mercurio se encuentra nuevamente en una conjunción exacta con Marte, planeta de la acción y el impulso, de la ira y la guerra. En posición retrograda Mercurio se vuelve a encontrar con viejos rencores que exigen reinvindicación. Orgullos heridos piden que se les haga justicia, pero ¿es justicia realmente si para generarla empezamos una nueva guerra? ¿será que podemos procesar nuestro enojo de una manera distinta y más saludable?

Lo interesante que, el mismo día de está conjunción caliente, Quirón planeta que rige nuestras heridas más profundas empieza también a retrogradar y está en trino con el protagonista de este artículo. Quirón está en Aries, signo de Marte, la conexión es palpable. Es bastante probable que sintamos la necesidad impulsiva de ACTUAR para defendernos, de ponernos en posición guerrera y marcar nuestro territorio. Cada historia es distinta, el único consejo que puedo darte que respirar profundo y marcar los límites desde tu centro, no desde tu herida. Esto está relacionado con lo que sucedió alrededor del 18 de junio, cuando se dio está conjunción por primera vez (pero en el signo Cáncer)  ¿qué conflicto salto a la superficie durante esos días? Ahora toca volver a repensarlo y, quizás, hacer las cosas diferentes para obtener resultados distintos. Tal vez toca ser más creativ@ en el enfoque o, quizás, simplemente toca quererte más y elegir las batallas que te suman verdaderamente.

ENCUENTROS LEVES QUE DEJAN HUELLA…

El 19 de julio, Mercurio retorna al signo Cáncer e inicia su danza de reencuentro (leve, sin conjunciones exactas) con los planetas con los que estuvo en fuertes tensiones durante el mes de junio : Saturno y Plutón. Especialmente cerca a este último, la energía del momento nos tendrá revisando asuntos de poder y control que estuvieron presentes durante la semana del 19 de julio ¿qué emergió a la superficie en esos días? ¿quizás conflictos con figuras de autoridad? ¿quizás adicciones o compulsiones que pensabas superadas? ¿tal vez celos, traiciones y manipulaciones? No hay, duda, los asuntos con Plutón se sienten densos y así nomás es. Momento ideal para terapias y coachings profundos que nos ayuden a llegar a la causa de las situaciones que más nos perturban.

DÍAS DE EPIFANÍA Y DULCES ENCUENTROS:

El viaje se pone bueno hacia el final, cuando Mercurio llega a la mitad de su fase retrógrada y se encuentra con el sol, el 21 de julio. Este es considerado un día de epifanías por el nivel de claridad que podemos tener. Sin embargo, Mercurio aún no está directo, toma nota de lo que salte a tu consciencia pero no tomes acción por ello. No es el momento, deja que lo que descubierto sea procesado en los días posteriores. 

El último encuentro de Mercurio cuando retrogrado, el 25 de julio, es uno dulce y placentero. Venus, planeta de la energía femenina y relaciones, estará esperándolo para una conjunción que generará un ambiente de conciliación, empatía, y vulnerabilidad que conecta. Este es un momento maravilloso para estar con la gente que más quieres y reconectar con personas del pasado con quien deseas sanar o cerrar procesos. 

Después de todo, el objetivo de este Mercurio retrogrado es que aprendamos a conectar corazón con necesidades, que nos demos cuenta que no podemos ser felices y positivos 24/7 y no podemos esperar eso de nuestro entorno. Es un Mercurio retrogrado que nos reconecta con la humanidad del sentir, de ser compasiv@s con nuestros procesos e imperfecciones, de conectar entre seres humanos y no entre HACERES humanos. Sin dudas, un Mercurio retrogrado que se necesitaba después de una temporada de eclipses en donde se nos ha estado empujado justamente a eso: el poder de aceptar nuestra vulnerabilidad.

FECHAS CLAVES DE MERCURIO RETRÓGRADO:

7 de julio: Mercurio inicia su retrogradación en el grado 4 del signo Leo

8 de julio: Mercurio en conjunción a Marte en Leo

19 de julio: Mercurio vuelve a entrar en Cáncer

21 de julio: Mercurio le hace conjunción al Sol en Cáncer (día de epifanía- mitad de la retrogradación)

25 de julio: Mercurio le hace conjunción a Venus en el grado 26 de Cáncer

1 de agosto: Mercurio arranca directo en el grado 23 de Cáncer (día de confusión, no empezar nada ese mismo día)

11 de agosto: Mercurio vuelve a ingresar en el signo Leo

15 de agosto: Mercurio sale de la zona de retrogradación (se acaba oficialmente el proceso que vivimos en su fase retro)

VIDEO CON TIPS ESENCIALES:

 

POR SIGNOS Y CASAS ASTRALES:

Busca las casas astrales en donde caen el grado 23 de Cáncer y 4 de Leo. Los temas de esas casas astrales serán influenciadas por lo explicado en lineas anteriores:

Casa astral 1 (Leo – Cáncer): Imagen, personalidad, emprendimientos, «yo» 

Casa astral 2 (Cáncer-Géminis):  Autoestima, estabilidad material, finanzas, valoración. 

Casa astral 3 (Géminis-Tauro): Comunicación, perspectivas, aprendizaje, viajes cortos. 

Casa astral 4 (Tauro-Aries): Familia, raíces, hogar, estabilidad emocional, arraigo.

Casa astral 5 (Aries-Piscis): Creatividad, talentos, pasiones, romances.

Casa astral 6 (Piscis-Acuario): Rutinas, hábitos, organización, salud, y servicio.

Casa astral 7 (Acuario-Capricornio): Relaciones uno a uno (socios, parejas o amig@s). 

Casa astral 8 (Capricornio-Sagitario): Transformación, bienes compartidos con otros, inversiones (materiales y psicológicas) 

Casa astral 9 (Sagitario-Escorpio): Viajes, post grados, extranjero, religión/filosofía de vida. 

Casa astral 10 (Escorpio-Libra): Éxito profesional, imagen pública, norte de vida. Colorea al planeta de determinación y realismo.

Casa astral 11 (Libra-Virgo):  Amigos, grupos, y ambiente circundante. Ideales y causas sociales. Colorea al planeta de originalidad y rebeldía.

Casa astral 12 (Virgo-Leo): Espiritualidad, introspección, lugares de reposo interior. Colorea al planeta de intuición, fe, y confianza en lo que no se ve.

 

*Si quieres saber más sobre cómo la astrología puede ayudarte a transformar tu vida o te interesa iniciar un proceso de coaching transformacional, no dudes en escribirme para una sesión personalizada (por Skype a cualquier parte del mundo) a esenciabymariana@gmail.com ¿Más información? Haz click aquí