“Tu herida es la entrada por donde la luz puede entrar”Rumi

Considerando que lo utilizo mucho en consulta confieso que me he tomado mi tiempo para escribir sobre Quirón. Por lo general escribo cuando siento que la energía del planeta está activa en mi vida para que así pueda transferirles la experiencia a ustedes que recepcionan el mensaje (sí, lo sé, me pongo mística con esto pero ¿hay otra forma de crear acaso?) El tema es que con Quirón es diferente porque es un arquetipo que siempre está activo y al que preferimos, por razones de supervivencia, adormecer.

Si eres nueva/o por aquí y no sabes a lo que me refiero con arquetipo puedes entenderlo facílmente intercambiando la palabra arquetipo por “experiencia del ser”. Cada planeta nos da una experiencia del ser distinta y necesaria para nuestra salud mental. En el caso de Quirón la experiencia que nos confiere es el dolor que sana. Es la rotura en el alma por la que, como dice Rumi, la luz puede entrar. Todo lo relacionado con Quirón no es fácil porque requiere que nos confrontemos con aquellas partes nuestras que creemos rotas o descompuestas.
 

MITOLOGÍA

Para Quirón existen dos historias. La oficial es la del centauro hijo de Saturno y de una oceánide (mujer del mar) llamada Fílira. En esta versión Quirón es un médico reconocido en todo el Olimpo por su sabiduría y buen carácter. Al ser herido de gravedad en batalla es conferido la muerte, su herida le duele por años y le es imposible sanarla, al final por compasión es elevado por Zeus al cielo formando la constelación de Sagitario (de ahí su relación con este signo zodiacal)


La segunda versión es, sin embargo, la que más interesante me parece. En ésta historia Quirón, (el médico centauro) sufre una herida de gravedad al ser herido en batalla por una flecha, pero al ser un semi- Dios no puede morir. En su desesperación le ruega a los Dioses que le confieran la muerte, pero ellos afirman que no hay nada que ellos puedan hacer. Quirón entonces utiliza toda su sabiduría de médico recolectando plantas medicinales y creando recetas para sanar su herida. Con el tiempo esta tarea se convierte en una faena obsesiva pero sin resultados. Quirón amargado termina recluyéndose a si mismo en una cueva amargándose en su dolor y desgracia.
Pasan varios años y una mañana, desde su oscuro escondite, el centauro ve a un soldado regresando de batalla sufriendo por una herida muy similar a la de él. En un impulso de compasión, Quirón sale de su cueva y aplica las medicinas que había creado en el soldado. Cual sería su sorpresa al descubrir que al sanar al hombre herido su propia herida comenzó a disminuir en dolor. Conforme fueron llegando más soldados heridos Quirón los fue sanando, encontrando así la medicina que tanto había buscado. Por su noble labor los Dioses deciden finalmente conferirle la muerte y elevarlo al cielo en lo que ahora se conoce como la constelación de Sagitario.

LA MEDICINA QUE DUELE

La razón de que la segunda historia me parezca más interesante es porque la siento más cercana. Describe perfectamente la experiencia de muchos de nosotra/os que empezamos el camino de crecimiento personal porque un dolor (de cualquier tipo) se nos vuelve insoportable.

Quirón en nuestra carta natal representa el lugar en donde hemos sido heridos de gravedad sin ningún motivo, generalmente en la infancia o en vidas anteriores. El dolor en esa área es grande, latente, y muchas veces imposible de doblegar. Sin embargo, como bien cuenta la historia la misma herida tiene su medicina adentro. El primer paso es cuando tomamos el coraje de dejar de evadir o de victimizarnos (rogar a los Dioses por la muerte) e iniciamos el proceso de sanación, buscando diferentes perspectivas y técnicas que ayuden a mermar el dolor de nuestra herida.

La segunda fase es cuando sentimos la impotencia de que ¡esto no funciona!: “ He ido a todas las terapias alternativas , retiros, y expertos existentes pero aun así no logro cambiar” “Siempre vuelvo a lo mismo” “No sé qué más hacer”  …Entonces toca el momento de reclusión en la cueva oscura en la que, idealmente, no pasaremos mucho tiempo antes de despertar a este hecho:

 

La única verdadera forma de sanarnos es aprendiendo a sanar a otros 


Si bien es cierto que no podemos dar lo que no tenemos, lo opuesto también se aplica: No podemos recibir lo que no entregamos. Cuando ya hemos pasado tiempo en el proceso de descubrimiento y transformación aprendemos herramientas que si utilizamos sólo para nosotras mismas/os terminan sintiéndose vacías. No es hasta expandimos nuestra cruzada de autoayuda para un fin más generoso cuando por fin la vida nos permite trascender el dolor. Ese “impulso de compasión” que se describe en el mito de Quirón lo hemos sentido todos en algún momento al escuchar la historia de alguien que sufre la misma pena que nosotros. En ese caso un acercamiento para decir:“Yo te entiendo, y aunque no sé  la solución exacat, esto es lo que he aprendido. Toma , te lo comparto”.
El dolor empieza a mermar automáticamente. Uno enseña, dos aprenden.Vale aclarar que no estoy hablando de evadir nuestra herida escapándonos en ayudar a otros, porque mucha gente lo ve así. Por algo el mito de Quirón viene en tres fases : la evasión o victimización, la auto-ayuda o transformación, y la trascendencia de la herida a través de compartir la medicina con otros. No podemos saltarnos etapas.

ASTROLOGÍA APLICADA

Para explorar La Medicina que Duele en tu carta tienes que ubicar la casa astral, signo y aspectos de Quiron (tutorial click). Por ejemplo, yo tengo a Quirón en Géminis en la casa número 2 (autoestima, cuerpo físico y estabilidad material). Por regla básica, el signo representa el ¿qué? y la casa el ¿dónde? En mi caso el “¿qué?” está relacionado con la energía Géminis : Ideas, aprendizaje, hermanos/as, perspectivas y comunicación. En la casa dos quiere decir que mi herida se instaló en mi autoestima, cuerpo, y seguridad material :

Cuando tenía 8 años mi hermano pequeño (hermano = géminis) falleció en un accidente impactando mi percepción (Géminis) de seguridad en el mundo (casa 2) y generando sensación de culpa (¿por qué se fue el y no yo? = autoestima casa 2). Por efecto, en la adolescencia empecé a manifestar un trastorno de alimentación (casa 2 = autoestima, cuerpo), gracias al cual inicié el camino de transformación y evolución personal, que es ahora mi vocación a través de la creación de contenido y servicio de coaching y terapias (Géminis)

Te lo cuento así tan personal para que entiendas que es complejo y que la herida, así como nosotra/os, va evolucionando y manifestándose con diferente sintomatología a lo largo de nuestra vida. Abajo te voy a dejar una guía general de lo que significa Quirón por casa y signo, pero si te interesa profundizar más te recomiendo tomar una consulta personal para así integrarlo de forma más específica.

Espero que esta información te sea de ayuda y que te recuerde que toda herida viene con su remedio adentro. Ten por seguro que si eres Esencialista eres una mujer/hombre medicina 😉

P.D (publicidad descarada)–> Si vives en Lima y te interesan estos temas no te pierdas mi nuevo taller sobre empoderamiento auténtico más info aquí –> click

Quirón por signos & casas astrales

A QUIRÓN UBICALO AQUÍ –> click  LUEGO LEE SU SIGNIFICADO: 

Aries o Casa 1: La herida tiene que ver con identidad, seguridad personal, asertividad, independencia, individualidad, aprender a defenderte, o a competir. Si se da en la casa número uno es una herida que se desarrolla en tu personalidad y auto-imagen.

Tauro o Casa 2: La herida tiene que ver con estabilidad material, autoestima, valores, amor propio, dependencia a lo material, posesividad, e indulgencia. Si se da en la casa número dos es una herida que se desarrolla en tu autoestima y seguridad material (incluye tu relación con el dinero)

Géminis o Casa 3: La herida tiene que ver con la expresión personal, la inteligencia. Si se da en la casa número tres esto tiene que ver con hermano/as, procesos distintos de aprendizaje (como tener dislexia por ejemplo), o curiosidad que fue restringida en la infancia.

Cancer o Casa 4: La herida tiene que ver con la seguridad emocional, hogar, familia, raices, y/o con no sentirte en casa en ningún lugar. Si se da en la casa número cuatro es una herida que se manifiesta en tu vida privada, hogar, relación contigo misma, y con tu familia cercana.

Leo o Casa 5: La herida tiene que ver con creatividad, talentos únicos, sentirte especial en el mundo, y/o niña/o interior. Si se da en la casa número cinco es una herida que se manifiesta en tu vida romántica, creativa, hijos/as, talentos que te hagan especial y de placeres de vida.

Virgo o Casa 6: La herida tiene que ver con tu cuerpo, salud, alimentación, actitud de servicio, rutinas y estilo de vida. Si se da en la casa número seis es una herida que se manifiesta en tu salud, relación con tu cuerpo, hábitos, y servicio a través de tu trabajo.

Libra o Casa 7: La herida tiene que ver con un otro, pareja, socio, o acompañante en alguna aventura. Si se da en la casa número siete es una herida que se manifiesta en tus relaciones uno a uno con otra persona. Principalmente las de pareja.

Escorpio o Casa 8: La herida tiene que ver con vulnerabilidad, transformación, poder interno, y patrones emocionales inconscientes que deben salir a la luz. Si se da en la casa número ocho es una herida que se manifiesta en tu transformación personal, relaciones intensas, dependencias emocionales y proceso de empoderamiento.

Sagitario o Casa 9: La herida tiene que ver con expansión del ser, descubrimientos, viajes, exploración, estudios académicos superiores, y religiones o filosofías. Si se da en la casa número nueve es una herida que se manifiesta en tu vida en el extranjero, sea un lugar o una situación extranjera (diferente de lo familiar), capacidad de enseñar y de expandir tu visión.

Capricornio o Casa 10: La herida tiene que ver con norte de vida, vocación, profesión e imagen que das al público. Si se da en la casa número diez es una herida que se manifiesta en tu vida vocacional, laboral o imagen pública.

Acuario o Casa 11: La herida tiene que ver con comunidades, organizaciones, ideales y sueños. Si se da en la casa número once es una herida que se manifiesta en tu vida con amigos, comunidades, sueños e ideales visionarios.

Piscis o Casa 12: La herida tiene que ver con espiritualidad, trascendencia, miedo a dejar ir y dejar ser. Si se da en la casa número doce es una herida karmática (de vidas pasadas) que se manifiesta en tu vida como evasiones, dependencias, y falta de claridad en varios aspectos de tu ser.

 
 Tener en cuenta que estos datos son indicadores pero no exactos ¡cada carta natal es un mundo! si quieres algo más profundo y personalizado no dudes en contactarme para una sesión personal. Accede desde cualquier lugar del mundo. Para más info dale click aquí.
 
 

*Si quieres saber más sobre cómo la astrología puede ayudarte a transformar tu vida o te interesa iniciar un proceso de coaching transformacional, no dudes en escribirme para una sesión personalizada (por Skype a cualquier parte del mundo). ¿Más información? Haz click aquí