RETORNO DE SATURNO: ADULTING INTERRUPTUS

“Y llegó el día en el que el riesgo de permanecer cerrada en el capullo era más doloroso que el riesgo a florecer” – Anaïs Nin

¿Eres nueva en astrología? Empieza aquí

Cuando descubrí el poder de la astrología, alrededor de mis veinticinco años, uno de los primeros términos con el que me crucé fue el del retorno de Saturno. Leí diferentes perspectivas acerca el tema, desde las más deterministas (“Prepárate para la peor etapa de tu vida, todo se vendrá abajo”) hasta las más optimistas (“Es el mejor momento para materializar sueños, ¡saldrás echa una estrella!”). De verdad que encontré de todo (un mal astrólogo incluso me dijo que me iba a casar por dinero con un hombre mucho mayor que yo… ¿?). En fin, lo único que tenía claro es que, sea lo que sea que trajera el tan controversial retorno de Saturno, no iba a ser un periodo que me pase desapercibido y vaya que no lo fue.

Saturno es el planeta de los anillos de hielo. Su energía rige la disciplina, la manifestación material, el hábito y lo que perdura en el tiempo. Es aquella fuerza dentro de nosotras que hace que sigamos intentando cuando las ganas se nos van y cuando las emociones no colaboran. A Saturno le toma 27 años y medio (más o menos) dar la vuelta a la rueda zodiacal y regresar al mismo signo. Por eso es que, entre los 27 y 31 años, todas las personas vivimos nuestro primer retorno de Saturno. Es una fase de dos años y medio de maduración acelerada en la que la vida comienza a “cobrarnos factura” por todo aquello que hemos venido evadiendo o de lo que hemos estado escapando.

Todos tenemos lecciones que preferiríamos dejar para después. El tema principal con el retorno de Saturno es que ya no se nos permite procastinar más. Saturno quiere tu evolución personal “para ayer”.

Por ejemplo: Si eres una persona dependiente emocionalmente y hasta tus 28 años has podido salirte con la tuya, pasando de pareja en pareja sin cuestionarte por qué no puedes estar sola, durante tu retorno, tal vez, te toque empezar un largo periodo de soltería involuntaria, durante el cual tendrás que hacer eso que has estado evitando por tanto tiempo: conocerte.

El ejemplo anterior sirve para simplificar pero, sinceramente, el proceso es mucho más complejo. No creo que haya palabras suficientes para capturar la magnitud de las lecciones internas y externas que nos trae Saturno durante su retorno. Tienes que vivirlo despierta para experimentar su efecto en ti.

IMPORTANTE: Aunque ahora Saturno acaba de ingresar en Capricornio y las personas con Saturno natal ahí van a tener su retorno, es importante que sepas que si tienes a Saturno en Escorpio o Sagitario probablemente aún estás sintiendo los efectos de tu retorno. La razón es que este planeta nos “samaquea” bastante y nos toma, al menos, unos 5 años entender e integrar bien todo lo que nos vino a enseñar.

  • Saturno estuvo en Escorpio: entre el 5 de octubre de 2012 y el 23 de diciembre de 2014 (retrogradando ahí entre el 14 de junio y el 17 de setiembre de 2015).
  • Saturno estuvo en Sagitario: entró por un corto periodo, del 23 de diciembre de 2014 al 14 de junio de 2015, para reingresar en este signo definitivamente del 17 setiembre de 2015 hasta su partida, el 19 de diciembre de 2017.

TRES CONSEJOS PARA VIVIR EL RETORNO DE SATURNO EN TU MEJOR VIBRA

¿SATURNO? AS IF…

TIP 1: CONOCE A SATURNO.

No, no es necesario que te pongas a estudiar astronomía. Conocer a Saturno el arquetipo no es lo mismo que conocer el planeta. Saturno se traduce en la vida como límites realistas, pesimismo, cielo gris y melancolía. Saturno es ese tiempo pasado que siempre fue mejor. El planeta de los anillos es agrio, pincha globos y escéptico. Es el Igor de nuestro Winnie de Pooh, la “Girls” de “Sex and the City”, es Chandler en “Friends”, es ese amigo un poco pesimista pero imprescindible que nos baja a tierra cuando nuestras ilusiones pueden lastimarnos.

Si te identificas con estas características, entonces el retorno de Saturno llegará a acentuarlas, así que hay que tener cuidado con no caer en depresión y dejarte sumergir en el miedo. Si, por el contrario, eres de las personas que tiende a ver el vaso “medio lleno” y no te identificas para nada con Saturno (algo que me pasó a mi), te recomiendo que te pongas la tarea de enamorarte de estas cualidades. Créeme: aprender a tenerles cariño te facilitará enormemente vivir tu retorno de Saturno con gracia y aceptación. Ya puedes ir llamando a tu amigo pincha globos para entender mejor cómo demonios vive su vida con esa perspectiva sin suicidarse. Te darás cuenta de que detrás de esa careta gris y huraña, hay una perspectiva profunda de la vida que tiene su propia belleza.

SATURNO, SOY TU DISCÍPULA.

TIP 2 – RESISTE NADA.

NADA. Recuerdo perfectamente el momento en el que me entregué, de verdad, a mi retorno: la persona con la que había estado atravesando mi proceso saturnino (de forma insufrible y clandestina) me había dejado de la forma más fría y se había puesto de novio con otra chica. No solo eso, sino que no tuvo mejor idea que traerla a la fiesta de navidad en la que estaban todos mis amigos. Si quieres herir el orgullo de una mujer con Sol y Luna en Leo, pues ahí tienes una clase maestra.

Gracias al Universo tenía a mi mejor amiga conmigo. Ella acababa de salir de su propio retorno de Saturno y, para mi fortuna, estaba enterada del tema. Su experiencia me ayudó inmensamente a entregarme al proceso. Al ser testigo de lo que estaba pasando con el susodicho y su nueva novia (además de mi cara poniéndose verde de humillación), esta sabia mujer hizo lo que cualquier buena amiga hubiese hecho en un momento así: me agarró del brazo y me metió al baño con ella. Ahí, mirándome a los ojos seriamente, me dijo: “MARIANA, RESISTE NADA. Esto va a pasar, es tu decisión mostrarte como víctima o como maestra. ¿Eres discípula de Saturno o de tu ego?” Luego estallamos en carcajadas y empezamos a cantar: “Saturno, soy tu discípula” por el resto de la noche (Confieso: había algo de alcohol involucrado).

Recuerdo esa noche como una de las más divertidas y aleccionadoras de mi vida. Creo que hasta bailé con la nueva novia del susodicho (Repito: había alcohol involucrado). Todo mientras el corazón me desangraba por dentro. Saturno en su máxima y más hermosa expresión: el gris.

BITCH GET THINGS DONE.

TIP 3 – PONTE OBJETIVOS.

Saturno es conocido como el gran manifestador por buenos motivos. Su energía nos da un enfoque láser para aquello que nos proponemos materializar. Sin embargo, antes tienes que aplicar el tip 1 y tip 2 de este artículo. O sea, ser realista con tus límites humanos, entregarte sin resistencia y dejarte de dramas. Una vez que estás sobria y centrada, Saturno dice: “Ok, ahora que ya nos dejamos de tonterías vamos a trabajar en manifestar tus deseos”.

No puedo hablar por otras personas pero si hay algo que Saturno hizo en mi vida es darme la oportunidad de construir la vida de mis sueños. Aunque jamás he sido una persona perezosa, mirando atrás estoy convencida de que, antes de mi retorno, yo no sabía lo que era trabajar de verdad por algo. El verdadero significado de compromiso me era ajeno hasta que Saturno me lo enseñó. El señor de los anillos me puso una faja de acero y una determinación de titanio para poder sacar mi proyecto y mi vida adelante. Después de su tránsito, y a base de mucho esfuerzo, sudor y lágrimas (no exagero), finalmente estoy aquí, viviendo de lo que amo, escribiendo sobre lo que amo, enseñando sobre lo que amo, viviendo en la forma que amo y junto a una persona que amo.

No es por hacerme cherry pero, para aprovechar tu retorno de Saturno al máximo, te recomiendo una consulta personalizada conmigo o cualquier astrológo que te sea de confianza, para que obtengas claridad máxima en cuanto a tu propósito de vida y en lo que puedes construir en esta fase. Si ya lo tienes, tén presente que si invitas a Saturno a tu proceso, no saldrás decepcionada.

¿Será un vía crucis? Maybe. En verdad depende de qué tanto te resistas a sus lecciones. Míralo como si te metieras a entrenar con un entrenador olímpico. Mediocre no te vas a quedar.

ALGUNAS OBSERVACIONES FINALES.

  • Fíjate en qué casa astral de tu carta natal tienes a Saturno natal y en qué casa astral de tu carta natal tienes al signo Capricornio (en esa zona sentirás los anillos saturninos).
  • Este artículo aplica en buena parte a ti si eres Capricornio de sol, luna y/o ascendente ya que vas a tener a Saturno transitando tu identidad, propósito y presencia en el mundo. Toda tu vida se verá afectada por este tránsito.
  • Si eres de ascendente o sol en signos cardinales, este tránsito te afecta en menor medida en las siguientes áreas:
  1. Sol o ascendente en Cáncer: Saturno cae en tu área de relaciones. Espera muchas lecciones sobre el compromiso, la vulnerabilidad y el trabajo de dos.
  2. Sol o ascendente en Libra: el gran reto se da a nivel más personal e interno. Hay asuntos familiares y de estabilidad emocional que hay que sanar en esta etapa.
  3. Sol o ascendente en Aries: el mayor desafío y crecimiento se plantea a nivel de norte de vida profesional. ¿En dónde te ves en 5 años, Aries? Porque Saturno te ayudará a construirlo a base de mucho esfuerzo.
  4. Si tienes planetas personales -Mercurio, Venus o Marte- en Capricornio también presta atención porque las áreas de vida involucradas con estos estos planetas se verán desafiadas por Saturno.

Espero que este artículo te sea de servicio y beneficio. Si te es posible, deja un comentario abajo contándonos tus dudas y experiencias. Recuerda que tu contribución le suma a todas las que tenemos el honor de leer tu verdad. Y ya sabes que si deseas algo más específico a tu caso me puedes contactar para una lectura personal

¡Feliz retorno de Saturno!


*Si quieres saber más sobre cómo la astrología puede ayudarte a transformar tu vida o te interesa iniciar un proceso de coaching transformacional, no dudes en escribirme para una sesión personalizada (por Skype a cualquier parte del mundo) a esenciabymariana@gmail.com ¿Más información? Haz click aquí