A estas alturas nadie puede negarlo: viajar está de moda, y es de esas modas que, como el feminismo y la ecología, no me molestan para nada, pues las siento absolutamente necesarias para nuestra evolución como seres humanos. No sé tu, pero yo soy de las personas que cuando ve que algo está muy trendy comienzo a verlo de menos, a mi ego leonino no le gusta formar parte del rebaño. Sin embargo, he aprendido en experiencia que no porque algo esté de moda quiere decir que le tengamos que hacer de menos. Al contrario, si nuestra consciencia colectiva se está moviendo en una dirección tenemos que, despiertas y conscientes, prestar atención al significado de esa tendencia antes de decidir si participamos o no.

En el caso de los viajes, está claro que la globalización traída por el internet, la era de Acuario, y la tendencia a la migración (que empezó más fuerte con Saturno en Sagitario en el 2014) ha convertido esos viajes que antes parecían una utopía (como ir a Tailandia o a la India por ejemplo) en algo más que posible.

Piénsalo, hace 50 años viajar al ritmo en el que estamos viajando ahora era un lujo que sólo lo tenían las minorías más acaudaladas…¡ah! y si eras mujer pretendiendo viajar sola, olvídalo, eso estaba fuera de discusión.

Es evidente que las cosas han cambiado. En los últimos diez años el internet abrió nuestra mente a nuevos mundos y aventuras insospechadas. Por ejemplo, los estudios de post grado, que antes estaban reservados para gente de élite, son ahora algo a la que muchas más personas pueden acceder. No hay duda de que tenemos el privilegio de vivir en una era de conexión (al menos tecnológica), donde cruzar las fronteras es cada vez más posible.

En mi experiencia, el viajar y vivir fuera me dio todo lo que necesitaba y mucho más. Abrió mi mente a una diversidad cultural y humana que antes sólo conocía de lejos, como algo extraño a mi zona conocida. Viajar expandió mi capacidad de ser compasiva con quienes se sienten distintos o no pertenecientes. Me dio aprendizajes que ningún libro podría jamás contener.

Viajar es, para mi, no una terapia sino un curso distinto en el que me registro cada que compro un ticket de avión. Con este amor por los aviones y aeropuertos, en este post te voy a dar algunos de mis tips esenciales para viajar con esencia y sin mucho gasto.

EL VALOR DE VIAJAR

Encuentro que para muchas personas, que han sido educadas por generaciones anteriores, el viajar todavía representa un gasto exorbitante. Yo misma, que desde pequeña viajo con mi familia, siempre creí que viajar era carísimo, pues crecí con esa mentalidad de: comprar pasaje + llevar dos balijas c/u, + reservar hotel (all included si es posible), tours, shopping, etc…

Con el tiempo aprendí que esto no tiene porqué ser así, créeme, hay viajes para todos los presupuestos y, de hecho, esto los hace más entretenidos. Las aerolineas low-cost son, aunque incómodas, la mejor opción para aquellas personas que buscan viajar y no cuentan con gran presupuesto. Hay infinidad de blogs en donde te dan tips para encontrar pasajes a precios muy cómodos. Los planes de millas y ofertas en días como Black Friday y Ciber Monday te dan oportunidades únicas.

¿Mi consejo? Lánzate. Compra el pasaje primero (con anticipación) y luego no tendrás más opción que encontrar el hospedaje a como de lugar. Te recomiendo explorar opciones de couch-surfing y hostels con cuartos compartidos (es la mejor manera de conocer gente en tu viaje). Se trata de salir de tu zona cómoda. Sí, invertirás un poco de dinero pero el valor que recuperarás es incalculable.

 

Lánzate y hazlo. Aquí, sumergida en el lago Villarica en el hermoso pueblo de Pucón, al sur de Chile.

 

ESENCIALES EN LA BALIJA

La gente todavía se sorprende cuando les digo que me fui un mes a darme una vuelta por Europa con tan sólo un carry-on. La verdad es que viajaba en aerolineas low-cost y no podía darme el lujo de pagar $100 dólares extra por maleta en cada trecho. Vale mencionar que, aunque no al extremo, mi energía de Venus en Leo me hace esencialmente vanidosa, así que no soy de la que se puede ir con dos mudas de ropa y un par de zapatillas. No, yo necesito todo un equipo de producción conmigo.

¿Cómo demonios lo hice entonces? En realidad, fue más fácil de lo que parece:

Maleta: Si te vas en un viaje largo y de presupuesto bajo o medio, mi consejo más valioso es que inviertas en una buena maleta carry-on de tapa dura. Valdrá la pena la inversión porque tendrá que soportar harto trajín y forcejeo cada que la quieras cerrar al máximo de su capacidad. Asegúrate, al comprarla, de que sea del tamaño que permiten las aerolineas low-cost. Si me preguntas, mis marcas favoritas son Samsonite  y Karabar. 

Ropa:  Como te mencioné, yo soy bastante estiloza y me paso buen rato pensando qué ropa llevar a mis viajes. Para hacerlo fácil, siempre termino eligiendo prendas que puedo combinar fácilmente. Por regla general trato de elegir ropa ligera y en colores básicos. En lo que si me pongo creativa es en llevar varios accesorios para ponerle el toque distinto a mi tenida y no aburrirme de usar siempre lo mismo. Independientemente del lugar al que vaya, empaco siempre unas zapatillas bonitas y de buena calidad para caminar en la ciudad, y las infaltables chanclas para la ducha.

Extras: Este tip te va solucionar la vida. Como no permiten líquidos en las maletas de mano y yo soy súper fiel a mi rutina de limpieza de rostro, no me hago problemas y siempre empaco un frasco pequeño de aceite de coco. Este es la panacea de toda mujer viajera porque además de ser absolutamente natural, te sirve como desmaquillante, humectante de rostro, cuerpo, y cabello, y también como desodorante (no me abandonó jamás). Además, si sufres de alguna herida menor o alergia a la piel en tu viaje, te lo puedes aplicar y su poder antibacterial te ayudará a sanar bastante rápido*

Otro extra imprescindible es un buen cargador portatil para tu celular. Aunque suene exagerado, sin tu movil estás desconectad@ del mundo y aunque en casa los demos por hecho, los enchufes no abundan en todos lados. Además, siempre asegúrate de saber si necesitas adaptador a cada nuevo país que vayas (mega importante, yo me compliqué bastante con este imprevisto)

*Para las escépticas: Yo tengo piel grasa y con tendencia al acné. El aceite de coco, al ser natural, hidrata y regula la producción de sebo, sin engrasarte la piel. Ponerte un poquito basta.

 

 

ASTROLOGÍA VIAJERA

Como buena astróloga está demás decir que tengo muy en cuenta el astroclima y mi carta natal al momento de planificar mi viaje. Para ayudarte desde el punto de vista cósmico a continuación te comparto algunos astrotips viajeros básicos:

La Luna: Viajar en luna nueva y/o cuarto menguante es en mi opinión la mejor opción. La gente está más tranquila, las filas fluyen más rápido, y hay menos tendencia a ese desorden que tanto nos puede estresar en un aeropuerto. Ahora, viajar en luna llena o cuarto creciente es más emocionante (además que si tienes suerte puedes ver la luna llena desde el avión ¡todo un espectaculo!), eso sí, espera más tumultos y dramas de aeropuerto a tu alrededor. Si eres Cáncer de sol, luna, o ascendente (o tienes muchos planetas en la casa astral 4), viaja en luna nueva o cuarto menguante.

Eclipses: No recomiendo viajar en eclipses, la energía está muy cargada, y la tensión es palpable. Sin embargo, si lo estás haciendo y no te diste cuenta (o no te quedó de otra) es porque tal vez es un viaje que tienes que hacer. Mantente muy presente a las señales y personas que conozcas. Recuerda que en temporada de eclipses lo que tiene que pasar, pasa.

Mercurio retrogrado:  Si sabes algo de astrología, seguramente pensarás que este es un “NO” definitivo, pero permíteme sorprenderte. He viajado y comprado pasajes durante Mercurio retrogrado (incluso el mismo día que retrograda) y no he tenido problemas. Lo que sí es importante es no tentar a la suerte. Lee todo detenidamente y estate 100% segur@ de no olvidar nada.

Revisa bien tu reserva, que quien te la haga no se confunda al escribir tu nombre, tu número de identificación, o cosas así. También es probable que otras personas a tu alrededor (que no tienen idea de Mercurio rx) estén más distraídas, lo que podría generar retrasos. Si te mantienes presente y haces las cosas con anticipación, no hay razón para alarmarse.

Casas astrales: Si eres astroavanzada te recomiendo ver en tu carta natal cuando el sol esté pasando por tus casas astrales 1, 3, 7, 9 y 11 para tener buena disposición durante tu viaje. También ten en cuenta la casa astral 12 y 4 si lo que estás buscando es un lugar de retiro e introspección.

Júpiter: El mejor momento para viajar es sin duda cuando el sol se junta con tu Júpiter natal. Busca al signo de Júpiter en tu carta y viaja en el mes en el que el sol pasa por ese signo. Por ejemplo, yo tengo a Júpiter en Aries e inicié mi viaje justo cuando el sol le estaba haciendo conjunción. El mes en el que el sol le hace conjunción a tu signo de Venus también es un muy buen momento, especialmente para el romance.

Consejos por signos:

Signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario): Eres un@ viajer@ atrevido y entusiasta, pero muchas veces te falta organización. Haz una lista de lo que vas a necesitar y no tomes riesgos innecesarios, especialmente cuando se trata de perder un vuelo o tour. Sé que a tu corazón de fuego le encantan las aventuras, así que disfruta, pero no dejes de ser precavid@ para evitar dramas de último momento. Lleva audífonos y un buen playlist para subirte la vibra cada que el estrés te quiera dar arranques de mal genio e impaciencia.

Signos de tierra (Tauro, Virgo, Capricornio):  Eres un@ viajer@ muy prática así que contigo no hay problema con la precaución, pues sueles tener una lista de todo lo que necesitas y hacer las cosas con planificación. El consejo para ti es que ¡te suéltes un poco las trenzas! habla con gente distinta, ve a lugares que no estaban en tu plan, déjate capturar por la espontaneidad que ahí encontrarás las aventuras. Los milagros están fuera de tu zona cómoda, déjate ser, y escucha a tu intuición.

Signos de Agua (Cáncer,Escorpio y Piscis):  Tu mente soñadora y sensible necesitará un diario de viaje para llevar una bitácora de todo lo que experimentes. Si sientes ansiedad o miedos durante tu viaje asegúrate de tener espacios para meditar y volver a tu centro. No repares en tomarte harto tiempo para ti, necesitas regenerarte para no cargarte con el estrés del corre-corre. Aunque no te gusta mucho estar a solas, verás que esos momentos contigo serán los más enriquecedores de tu viaje.

Signos de aire (Géminis, Libra y Acuario):  Eres un@ aprendiz natural y tu mente curiosa siempre quiere llevarse varios libros a tus viajes, pero créeme que no tendrás tiempo para leerlos todos. Tendrás tanto estimulo intelectual alrededor que te faltará tiempo, experimentar y sal de tu zona conocida es la mejor manera de aprender. Busca en internet los lugares, museos, o atracciones que quieras visitar antes de tiempo para no perderte de nada. Utiliza tu curiosidad y mente abierta para hacer amigos a donde vayas. Nada más ten precaución para no perder u olvidar nada (lee el consejo que di para los signos de fuego)

 

Estar en Paris justo para una luna llena fue demasiado mágico. Sueños cumplidos.

 

COACHING: LOS ESENCIALES

Viajar con esencia requiere que sigas haciendo trabajo de consciencia durante tu viaje. Los siguientes tips me ayudan a hacer lo mejor de mis viajes y a sentirme siempre universalmente apoyada a donde quiera que vaya: 

Incomódate: ¿Te dan ganas de dormir un poco más y perderte esa excursión por la ciudad? ¡Sacúdete la flojera! Tienes el resto de tu vida para dormir. Ya sabes que yo siempre te digo que escuches a tus necesidades, pero créeme, si le preguntáramos a tu cuerpo si puede dar la milla extra durante el viaje de tus sueños respondería gustosamente “¡Claro que sí!”. En los viajes, como en la vida, siempre te vas a arrepentir de lo que NO hiciste así que intenta no perderte nada.

Socializa: Es verdad que si hablas inglés es más fácil comunicarte en cualquier lugar, pero si no sabes no te preocupes que el español es el segundo idioma con el qué más gente conocerás. Lo importante es dejar la vergüenza en la balija y salir a conocer personas. No tengas pena de ser quien inicia la conversación. Hay mucha gente que viaja sola y está ansiosa por conectar con otros viajeros. Conecta, conversa, intercambia experiencias. Capaz no vuelves a ver a esas personas nunca más, o, quién sabe, quizás te haces amigos para toda la vida.

Meditación y afirmaciones: Es normal que si estás en un hostel compartiendo cuarto con otras cuatro personas no te sea fácil ponerte en posición de loto a meditar, pero eso no es excusa para no conectar con tu fuerza interior. Lleva un diario para hacer una lista de agradecimiento todas las noches que puedas y así elevar tu vibración. Si estás en una situación en la que se te hace difícil encontrar espacio a solas, repite esta oración todas las mañanas:

“Gracias Universo por ponerme a las personas y situaciones perfectas para fluir y generar milagros en mi viaje el día de hoy. Hecho está, hecho está, hecho está”

– Playlist: BÁSICO, la música será tu acompañante perfecto. Toda buena aventura tiene un soundtrack sensacional que la acompaña. Si tienes Spotify premium, bájate la música con anticipación para ir en el tren o el avión escuchando tus canciones favoritas. Te comparto mi playlist de Europa por si quieres inspiración : click

-Souvenirs:  Apenas regreso de mis viajes (la mayoría del tiempo en el viaje de vuelta) me tomo un momento para escribir en mi diario los aprendizajes y lecciones que traigo de cada aventura. Me aseguro de recordar de quién o de qué experiencia vino el despertar de consciencia y hago un compromiso para integrarlo a mi vida diaria. Por ejemplo, en mi último viaje a Chile aprendí (más) sobre el valor de la vulnerabilidad con mis amig@s y lo mucho que me suma el ser genuina en cada relación que tengo. Es un souvenir que me traje en el corazón y nunca saldrá de ahí.

 

Bogotá es una ciudad que tiene más arte y cultura de lo que parece. Está llena de arte e inspiración.

 

*Si quieres saber más sobre cómo la astrología puede ayudarte a transformar tu vida o te interesa iniciar un proceso de coaching transformacional, no dudes en escribirme para una sesión personalizada (por Skype a cualquier parte del mundo). ¿Más información? Haz click aquí