“A veces, por debajo de nuestro camino de “autoayuda”, hay mucha automutilación. El ego utiliza cualquier herramienta, incluso las espirituales, para convencerte de lo poca cosa que eres. Si en tu camino a tu mejor versión no te estás sintiendo libre, plena, expandida, entonces es momento de cuestionar el camino”

 

¿La astrología es nueva para ti? empieza aquí

Esta semana Venus (planeta que rige nuestras relaciones, deseos, y energía femenina) tiene tres encuentros importantes. Primero con Saturno, luego con Plutón, y finalmente, días después, pasara por el coladero cósmico y caerá en el nodo sur del karma. Detox obligado amigas. Vamos a empezar:

VENUS EN CONJUNCIÓN A SATURNO 

Venus representa nuestra energía femenina, y en las mujeres, nuestra capacidad de sentirnos atractivas y de atraer. En el signo Capricornio, se nos reta a aprender a poner(nos) límites sanos para poder amar con integridad y no en dependencia. Tu lo sabes: todas las relaciones de tu vida dependen de la relación que tengas contigo.  Si integramos este astroclima de la mejor manera por fin entenderemos que el juicio gigante al que nos sometemos a diario es nuestro principal drenaje de libertad.

Explico: La energía de Saturno es la de un profesor exigente, de aquellos que te ponen a prueba y no se doblegan hasta que sacan lo mejor de ti. Venus en conjunción a Saturno se siente como un bombardeo de juicio y autocrítica para la energía femenina.  Afecta a las mujeres especialmente, más no exclusivamente.

Quiero que pienses que Saturno es el antagonista necesario para que la heroína/héroe de la película saque lo mejor de si. Harry Potter, sin Voldemort, hubiese sido otro niño ñoño sin nada especial. Katniss Everdeen hubiese sido una adolescente emo promedio si no se hubiese visto obligada a participr en los juegos del hambre, Frida Kalho hubiese sido una mujer sumisa cualquiera de inicios de década si no hubiese tenido su accidente.

¿Me explico? Saturno, nos hace el favor de pulirnos cual diamante, pero nosotr@s tenemos que aprender a darle vuelta.

Este arquetipo planetario está siempre presionando con tensiones – que se sienten como fastidio, crítica, y culpa – esperando a que en el algún momento nos demos cuenta de la locura que es pretender llegar al amor propio odiándonos en el camino.  Nos hace ver lo descabellado que es hacer una dieta para vernos más atractivas diciéndonos  “gorda” todo el tiempo. Lo absurdo que es buscar mejorar económicamente alimentando ideas como “estoy pobre” a cada instante. Lo tonto que es querer sentirnos amadas buscando el amor en personas que claramente no lo saben entregar. 

En resumen: Saturno quiere que entendamos la paradoja que es pretender ser reinas de nuestra vida cuando nos tratamos como esclavas en el día a día.

 

VENUS EN CONJUNCIÓN A PLUTÓN

No bien finalice su encuentro con Saturno, Venus se encontrará con otro planeta “pesado” : Plutón. El planeta de la oscuridad quiere que la diosa dentro de ti se empodere desde sus sombras, que resurjas de tus cenizas cuál ave Fenix, y que seas absolutamente desvergonzada en la consecución de lo que deseas. Pero ¿cómo puedes hacer esto si sigues siendo esclava de esa nazi en tu cabeza que te dice constantemente que no eres lo suficientemente xxxxx para merecer lo que deseas? No, querida, ni Saturno ni Plutón te ayudan cuando subestimas tu poder y te pones en rol de víctima. 

Esta, esencialista, es una semana para subir la cabeza, dejar que las lágrimas limpien lo que tengan que limpiar, respirar profundo y jugártela por TU vida. Amor propio a la vena, compasión 24/7, y automotivación constante, porque esta historia no se acaba, preciosa, esta historia recién comienza. 

*Si quieres saber más sobre cómo la astrología puede ayudarte a transformar tu vida o te interesa iniciar un proceso de coaching transformacional, no dudes en escribirme para una sesión personalizada (por Skype a cualquier parte del mundo). ¿Más información? Haz click aquí